CAÑONISMO
Cañoneando en Sierra Gorda
Por: Andrea Melgoza
Publicado el día 07 de Febrero del 2018
La aventura empezó el viernes 2 de febrero. Pedro Hernández, Jorge Suarez, Sergio Castellanos, Gustavo Luna y yo (Andrea Melgoza), salimos de Guadalajara a las 4pm rumbo a Pinal de Amoles, Querétaro. Había un tráfico increíble y en lugar de hacer 6 horas para llegar a nuestro destino, nos tomó 11 horas. Cansados y con las piernas entumidas, llegamos por fin a las 3am a donde nos hospedamos, Hotel Villas Mariana, unos cuartos muy lindos con unas cobijas muy calientitas. Dormimos 3hrs reparadoras y a las 6am nos despertamos para iniciar temprano.

El plan era hacer el cañón de Barranca II el sábado y Barranca I el Domingo. Preparados para nuestro primer día de cañón, nos encaminamos hacia la plaza de Pinal para encontrarnos con Don Chepe a las 7am, quien nos llevaría al inicio de la Barranca II.

Con nuestros neoprenos puestos, empezamos a caminar atravesando el pueblo, donde todos se nos quedaban viendo como bichos raros. Encontramos un delicioso puesto de tamales donde compramos nuestro desayuno. Nos encontramos con Don Chepe en la plaza y desde ahí empezó el ejercicio con unas subiditas empinadas, resulta que Don Chepe no nos llevaría en vehículo, caminaría con nosotros al inicio del cañón.


Poco a poco nos fuimos adentrando en la sierra, en una fresca mañana, rodeados de olor a pino y naturaleza, empezamos a bajar por la sierra, la vegetación empezaba a cambiar y hacia menos frío, hasta llegar al cauce del agua, donde según nosotros estábamos al inicio de Barranca II o al menos muy cerca.

Empezamos el cañón muy animados tomando muchas fotos, asombrados de la belleza del cañón, el agua en diferentes tonalidades de azul, podíamos ver el fondo, aunque hacia un poco frío, soportable con una chamarra impermeable encima del neopreno.


Sergio quien ya había visitado estos cañones, después de 4hrs de recorrido de rapeles, saltos y fosas, nos cometa que aún no habíamos iniciado el cañón de Barranca II, que aun estábamos en Barranca I. Empezamos a apresurar el paso por temor a que se nos hiciera de noche. Más adelante pasamos por debajo de un puente de piedra, el inicio de Barranca II.

Nos encontramos con más saltos a aguas azules turquesa, que al verlas te incitaban a saltar, toboganes divertidos, en uno de ellos, veías como al inicio estaba empinada la bajada y encerrado y al final quedabas unos instantes en el aire para aterrizar en el agua.


Más adelante varias fosas, donde al nadar de espaldas quedabas admirado por las formaciones en las paredes altas y verdes llenas de vegetación.

Nos encontramos con un derrumbe a mitad del cañón, así que a subir por las piedras sueltas con cuidado y volver a bajar para continuar el recorrido.

Estando ya un poco cansados después de varias horas en el cañón, solo tenías que detenerte a respirar profundo y admirar la naturaleza que te rodeaba para adquirir más fuerza y continuar.


Realizamos el ultimo rappel y empezamos a caminar por una vereda de tubos de agua, por subidas y bajadas. Aproximadamente a las 6pm, llegamos a puente de Dios. Emocionados porque vimos turistas, pensamos que estábamos cerca de la salida, pero aún nos faltaba kilómetro y medio por recorrer. Todos se nos quedaban viendo y aunque adoloridos de las piernas, teníamos que hacer el esfuerzo por caminar decente y no hacer el ridículo.

Sin tenerlo planeado, terminamos recorriendo Barranca I y II en un día, después de 11hrs, a las 7pm salimos y ya nos esperaba una pick up con nuestra ropa seca para llevarnos de regreso al hotel y después cenar en el mesón de barreteros la comida más deliciosa.


Reseña por Andrea Melgoza
Fotografía por Sergio Castellanos

INFORMACIÓN TÉCNICA
INFORMACIÓN TÉCNICA
¿Tienes algo que decir? ¡Coméntalo